Los trastornos de conducta alimentaria no se refieren únicamente a la existencia de un hábito nocivo o inadecuado de alimentación o a una preocupación descontroladas por adelgazar. Bajo este nombre existe una compleja patología que incluye síntomas emocionales, trastornos de personalidad, conductas autolíticas, autovaloraciones negativas, distorsiones perceptivas, y un largo etcétera.

¿A CUÁNTAS PERSONAS AFECTA EL TRASTORNO DE CONDUCTA ALIMENTARIA?

Los investigadores aseguran, en las publicaciones más recientes, que en los países desarrollados es un trastorno que cada vez se presenta con más frecuencia. La ayuda psicológica tanto a pacientes como familiares es esencial.

¿Los trastornos de conducta alimentaria afectan más a los rangos de edad que comprende la adolescencia?

En España, los últimos estudios apuntan a que la tasa entre adolescentes ronda el 4,1 – 4,5%. La edad en la que normalmente se inicia la anorexia nerviosa se sitúa entre los 13 y los 18 años, aunque durante los últimos años, se están diagnosticando más casos tanto en niñas pequeñas como en mujeres adultas. En el caso de la bulimia, nos encontramos con  edades comprendidas entre los 18 y 25 años, aunque se está adelantando la edad.

ANOREXIA NERVIOSA

Cuando una persona padece esta enfermedad, presenta una preocupación desproporcionada y mantenida por mantenerse en un peso específico, miedo a engordar, distorsión de la imagen corporal propia, problemas de autoestima. Dependiendo del estado de avance de la enfermedad puede derivar en otros problemas, como por ejemplo, la amenorrea. Hay dos tipos de anorexia nerviosa, la restrictiva y la purgativa. Solo en el segundo caso, la persona que padece la enfermedad recurrirá a los vómitos como método purgativo.

CARACTERÍSTICAS PRINCIPALES DE LA ANOREXIA

  • Con la única finalidad de perder peso, la persona hace una restricción de alimentos altos en calorías.
  • Preferencia por comidas realizadas a la plancha y/o cocida.
  • Ingesta atípica de líquidos. Puede darse un exceso o disminución.
  • Conducta extraña durante las comidas: Prefieren comer solos, no se sientan durante la comida o comienzan a moverse una vez han realizado la ingesta.
  • Aumento de las horas de ejercicio.
  • Problemas de sueño.
  • Irritabilidad
  • Empleo de laxantes o diuréticos.
  • Extrema preocupación por el peso y a engordar
  • Distorsión de su propia imagen y cuerpo
  • Dificultad de concentración
  • Problemas emocionales

Problemas que pueden generarse a nivel fisiológico

  • Anemia
  • Hipercolesterolemia
  • Niveles bajos de estrógenos en mujeres y de testosterona en hombres
  • Bradicardia
  • Amenorrea
  • Estreñimiento
  • Dolores abdominales
  • Hipotensión
  • Sequedad de la piel
  • Ojeras pronunciadas

BULIMIA NERVIOSA

La persona presenta excesiva preocupación por la comida. Esta obsesión puede llevar a comer de forma desmesurada alimentos altos en calorías y, a continuación, utilizar provocarse el vómito, usar laxantes, fármacos o periodos de ayuno, con la única finalidad de emplearlos como conducta compensatoria. Durante la ingesta de comida, la persona manifiesta una pérdida de control.

CARACTERÍSTICAS PRINCIPALES DE LA BULIMIA

  • “Atracones” que pueden intentar llevar a cabo a escondidas
  • Temor al descontrol producido durante los atracones
  • Ocultar alimentos en diferentes espacios
  • Negativas a invitaciones sociales que conlleven la consumición de cualquier tipo de alimento.
  • Restricciones en la ingesta de alimentos
  • Aumento de líquidos como agua o café
  • Interés desmesurado por los productos light o chicles sin azúcar
  • Provocación de vómitos. Uso de laxantes o diuréticos
  • Aumento de la actividad física
  • Problemas de sueño
  • Poco rendimiento escolar o laboral
  • Preocupación por el peso de manera obsesiva y miedo a subir de peso
  • Distorsión de su propia imagen y cuerpo
  • Sensación continua de apetito y ansiedad por comer
  • Problemas emocionales. Depresión. Sensación de culpa o culpar a otros. Autoestima

Problemas que pueden generarse a nivel fisiológico

  • Diarrea
  • Pérdida y daño en el esmalte dental
  • Cicatrices y heridas en la superficie dorsal de la mano
  • Amenorrea o problemas menstruales