Cada 30 de marzo se conmemora el Día Mundial del Trastorno Bipolar, coincidiendo con la fecha de nacimiento del famoso pintor Vincent Van Gogh, quien probablemente sufría este trastorno.

Seguro que, alguna vez, has oído hablar sobre la bipolaridad e incluso has utilizado el calificativo de bipolar en tu día a día sin ser muy consciente de qué supone padecer trastorno bipolar.

El trastorno bipolar es una enfermedad grave que afecta a unos 140 millones de personas en el mundo y es una de las principales causas de discapacidad. En España, más de un millón de personas están diagnosticadas de trastorno bipolar.

¿Qué es exactamente el Trastorno Bipolar?:

Las personas que sufren trastorno bipolar sufren cambios drásticos en su manera de comportarse, alternando episodios maníacos y depresivos. Los episodios maníacos se caracterizan por un sentimiento de ánimo muy elevado (más de lo habitual), mientras que los episodios depresivos son justo lo opuesto, es decir, cuando la persona tiene un ánimo más bajo de lo normal. Con frecuencia, los pacientes también sufren cambios bruscos en sus niveles de energía y actividad.

Características del trastorno bipolar:

  • Existen ciertas sustancias que pueden ocasionar, junto con factores ambientales o genéticos, la aparición del trastorno bipolar.
  • Las personas con trastorno bipolar son más propensas a sufrir otro tipo de enfermedades, como la obesidad, problemas cardíacos y migrañas, entre otros.
  • Los episodios maníacos y depresivos no necesariamente se diferencian de forma clara y pueden darse de forma simultánea en la persona que lo padece.
  • Los episodios maníacos no siempre implican que el paciente se muestre feliz. A veces, esta elevación del ánimo se expresa con rabia e ira.
  • Las personas con trastorno bipolar no siempre están en situación episodios maníaca o depresiva. Puede haber fases intermedias donde los pacientes suelen tener un temperamento normal.
  • Los episodios maníacos y depresivos pueden durar meses o, incluso, años. No son episodios que duren minutos.
  • Normalmente, es necesario un tratamiento farmacológico combinado con terapia psicológica.

Por norma general, los primeros síntomas de trastorno bipolar suelen aparecer en torno a los 25 años y, aunque afecta tanto a hombres como a mujeres, la evolución suele ser más rápida en el caso de las mujeres.

Es muy importante tratar el trastorno bipolar de manera temprana, ya que dificulta mucho la vida de las personas que lo poseen. Por tanto, es aconsejable acudir a consulta psicológica para una valoración profesional e iniciar una terapia encaminada a manejar esos episodios sin que se salgan de su control. 

¿En qué podría ayudarle un psicólogo?

En una psicoterapia con personas que sufren trastorno bipolar, se suele tratar la gestión emocional, ya que, como hemos visto, los pacientes oscilan entre episodios donde las emociones se ven desbordadas.

También es muy importante la adherencia al tratamiento. Muchos de pacientes son reacios a tomar medicamentos por los efectos secundarios que pueden implicar.

Otra de las cuestiones que se suele trabajar durante la terapia son pautas y herramientas para prevenir recaídas, algo bastante habitual en este tipo de pacientes.

También se trabaja la psicoeducación, es decir, formación al paciente y a la familia sobre lo que está ocurriendo y lo que implica padecer un trastorno bipolar, la evolución de la enfermedad, que es crónica, y adaptar sus hábitos para lograr mejorar la calidad de vida.

 

María Ordoño, alumna del Máster General Sanitario de Psicología.