Un órgano para la comunicación y la supervivencia

 

La mano es la principal herramienta de la que dispone el ser humano para desarrollarse, aprender y relacionarse con el medio. Es una de las estructuras más complejas del ser humano y nuestro órgano sensorial por excelencia. La capacidad de la mano se ha ido especializando tanto que sin apenas esfuerzo podemos realizar actividades como coger un bote, abrochar una cadena, coger una moneda o abrochar un botón.

Lesiones de miembro superior

Cuando sufrimos una lesión en una pierna o espalda, vemos limitada nuestra capacidad de movilidad pero no somos tan conscientes de lo limitante que puede llegar a ser padecer problemas en la mano hasta que se sufre en primera persona. Siempre pensamos bueno, tenemos la otra mano pero en algunas enfermedades se ve afectación de ambas manos (bilateral) o nos afectan a la mano dominante.

No somos conscientes de las veces que a lo largo del día hacemos uso de ambas manos para realizar una actividad, es por ello y su importante influencia en el día a día de la persona, por lo que cobra gran importancia el programa de rehabilitación de miembro superior y mano.

Sufrir una lesión traumática en las manos, como una amputación o quemaduras, lesiones tendinosas, fracturas, lesiones nerviosas, etc. durante la edad laboral supone un duro golpe para la persona que la padece ya que se ve afectada tanto la esfera física como la emocional y/o económica. 

Nuestras manos y brazos también pueden verse afectados por diversas patologías sobrevenidas como pueden ser artrosis, rizoartrosis, artritis, daño cerebral (mano plejica), etc.  

A nivel físico, es clara la afectación, la persona no puede realizar las actividades que venía haciendo hasta el momento; a nivel económico, la persona estará de baja meses en función del tipo de lesión y, a nivel emocional, por la nueva situación que debe asumir, en ocasiones dependen de otra persona, ven limitada su participación en ocio y tiempo libre, entre otras.

 

¿Cómo puede ayudar la terapia ocupacional?

En terapia ocupacional nos encargamos de la recuperación de las capacidades perdidas y/o alteradas, dependiendo de la patología (síntomas), y realizamos un tratamiento individualizado para el miembro superior y/o mano, siendo el fin último, alcanzar la mayor funcionabilidad de la mano en el desempeño de las actividades básicas de la vida diaria, así como el desempeño ocupacional en el entorno.

Entre las técnicas utilizadas destacamos la terapia manual, tratamiento de la cicatriz y vendaje antiedema, vendaje funcional o vendaje neuromuscular, confección de férulas, reeducación sensorial, aplicación de agentes y medios físicos o la terapia de espejo.

Si presentas alguna limitación o alguna patología de la mano o del miembro superior no dudes en ponerte en contacto con la Clínica Universitaria de la Universidad Rey Juan Carlos. Disponemos de terapeutas ocupacionales altamente formados para realizar una rehabilitación integral de tu mano y/o brazo.