b

¿Qué es el cáncer oral?

El cáncer oral es un tumor maligno que afecta a cualquiera de los tejidos de la boca, (lengua, encías, mejillas y labios). Puede surgir como una lesión primaria, en forma de metástasis por la existencia de un cáncer en otro lugar del cuerpo o como una extensión de daños en las estructuras anatómicas.

En nuestro país, se diagnostican en torno a 7000 nuevos casos de cáncer oral al año.

El cáncer oral es una enfermedad con una gran incidencia

representa el 3% del total de cánceres.

El odontólogo es el sanitario adecuado para detectar y diagnosticar de manera precoz las lesiones pre-malignas y malignas de la boca. El diagnóstico precoz de esta enfermedad es clave para minimizar el riesgo de mortalidad del paciente por eso es imprescindible acudir al dentista periódicamente y no saltarse ninguna de las revisiones.

En consulta, los odontólogos realizarán una exploración detallada y preguntarán por los hábitos del paciente para conocerlos en profundidad. Este simple paso puede salvar una vida.

El 68% de la población solo acude al dentista cuando tiene ya un problema grave en la boca o presenta dolor

uno de los motivos por los que solo el 25-30% de los casos se detecta en estadios iniciales

¿Puede afectar a cualquier persona?

Sí, aunque como en todo, hay factores de riesgo que aumentan las probabilidades de padecer y desarrollar esta enfermedad.

    • Se diagnostica con mayor frecuencia en mayores de 40 años.
    • Se desarrolla en hombres el doble de veces más que en mujeres.
    • Los fumadores tienen muchas más probabilidades de desarrollarlo.
    • El consumo de alcohol también lo incrementa.

FACTORES DE RIESGO 

El cáncer oral está relacionado muchas veces con los hábitos nocivos del paciente:

    • El 90% son propiciados por el consumo de alcohol y tabaco.
    • La mala alimentación es un factor a tener en cuenta.
    • Una mala higiene oral.
    • Infección por cierto tipo de virus del papiloma humano.
    • La larga exposición al sol es muy perjudicial.
    • La exposición a determinados productos químicos.
    • Dientes o prótesis que rocen las encías, labios o lengua.
    • Infecciones crónicas de la boca: virus, hongos, etc.
    • Presión local de objetos que presionen excesiva y reiteradamente la mucosa bucal, labios o lengua.

¿QUÉ PODEMOS HACER?

El paciente puede tomar este tipo de precauciones:

  • La autoexploración para detectar posibles lesiones que puedan desatar la voz de alarma.
  • Eliminar o reducir el consumo de alcohol o tabaco.
  • Mejorar la alimentación. Aumentar el consumo de frutas y verduras y añadir la suficiente ingesta de vitaminas antioxidantes (A, C, E), zinc, selenio o beta carotenos.
  • Mantener una buena higiene bucal.
  • Pero, lo más importante  para poder tomar medidas rápidas es que las personas acudan a sus revisiones odontológicas. Al menos dos veces al año. 

¡RECUERDE!

El diagnostico precoz del cáncer de boca es muy importante para la curación total de la enfermedad. En sus revisiones, el odontólogo llevará a cabo una revisión rigurosa, comprobando cualquier cambio que se produzca en la boca.

Si hace mucho tiempo que no revisa su boca o cree que puede tener un problema grave, pida cita con su dentista de confianza.